viernes, 27 de septiembre de 2013

Estare preparado para abandonar

Parece una tontería y algo que en principio nadie contempla, o por lo menos no lo dice abiertamente, es mas dirán "un ganador nunca piensa en abandonar", pero....por muy fuerte que uno sea, o por muchos motivos que tengamos para acabar, en una prueba de estas características siempre hay muchos factores a tener en cuenta, muchas causas en las que puede ocurrir cualquier cosa ajena a nosotros, ya sea controlada por nosotros o no, y por eso yo siempre digo que en este tipo de pruebas el abandonar tiene que estar contemplado, y no por ello, no por tenerlo presente quiere decir que a la mínima lo vayamos hacer, simplemente quiero decir que es algo que esta ahí, lo sabes, convives con ello, entrenas, y comienzas la carrera con todas las ganas.

Pero personalmente a pesar de decir esto y creerlo, verdaderamente no se si estaré preparado para abandonar, quiero decir, yo se que daré lo mejor de mi, me esforzaré al máximo y luchare por llegar dentro de los tiempos de corte y poder llegar al final, pero si por alguna razón que yo no puedo controlar o ajena a mi, no puedo seguir, me tendré que resignar y por mucho que me cueste y no me guste, tendré que dejarlo, ya sea bien, por no entrar en un tiempo de corte, una avería mecánica o algo así....
Pero si es algo que depende de mi, como una lesión, una caída, un dolor, o algo así, no se si estaré preparado para abandonar, y con lo cabezón que soy, la adrenalina del momento, la gente de allí, todas las ganas que tengo de acabar, todo el sufrimiento y sacrificio que llevo realizado, harán que continúe hasta que no pueda mas o hasta que acabe....

No se como será o que me encontraré, pero de lo que si estoy realmente seguro es que quiero ser finisher de la prueba, y que daré todo lo que tengo, y si eso no llega y no puedo completarlo, no lo veré como un abandono ni un fracaso. Cuando me pase el calentón, el enfado y me haya secado las lágrimas me acordaré de estas palabras:

No has abandonado, solo has pospuesto algo que es inevitable, levántate y comienza tu camino de nuevo.