martes, 14 de mayo de 2013

Quinta etapa TITAN DESERT Merzouga-Merzouga. 115 kilómetros

Descripción del recorrido:

Otra etapa en boucle. Merzouga-Merzouga. 115 kilómetros y 940 metros de desnivel positivo. Lo más atractivo es el final, concretamente los 10 último kilómetros por el Erg Chebbi. Espectaculares los 4 kilómetros para cruzar este cordón de dunas de este a oeste. 

Las temidas dunas han llegado..............

Tras una agradable noche, tranquila y sin sobresaltos, me levanto aprovechando al máximo el tiempo, ya que en este día al no tener que preparar la maleta, podemos arañar minutos al reloj.
Una vez levantado comenzó la rutina de todos los días, y esta vez si, mas animado que nunca y con mucha energía me dirijo a la linea de meta, pero esta vez con un cambio significativo, me coloco mas cerca de la cabeza de lo normal, y con mucha marcha y mucho ánimo trasmitido por la canción que sonaba en ese momento salgo fuerte desde el principio. 

Como desde el primer día mi idea era llegar al último día, me lo había tomado con mucha calma, pero en este día quería ver de lo que era capaz y no salir dormido si no tirar desde el principio.
La etapa no parecía muy dura, pero el viento en contra hizo que lo que en un principio parecía fácil se convirtiese en una odisea. 
Rápidamente fui escalando posiciones y cuando me quise dar cuenta rodaba con un pequeño pelotón, con gente que nunca había visto antes,  gente que sabía que por norma general llegaba mucho antes que yo. 
Así fue como fueron transcurriendo los primeros kilómetros, y con el gran viento de cara, mi única idea era mantenerme a la cola de ese tren aguantando. En varias  ocasiones hubo varios que se descolgaron, y al mirar hacia atrás, podías ver como ya no estaban y ni se veían, y eso era propiciado por el gran viento, en ese momento me di cuenta que sería una locura intentar ir solo, y mas mientras seguíamos esa dirección.
Durante esas dos largas e interminable horas, donde solo habíamos recorrido poco mas de veinte kilómetros , sufrí mucho para mantenerme en el grupo, pero sabía que si no me mantenía ahí estaba perdido.
Poco a poco fuimos avanzando y cambiando de dirección, pero daba igual que dirección tomar el viento siempre parecía estar de cara, en mas de un momento en esa etapa valorabas mucho el dar la vuelta para ver si así el viento te empujaba o era una ilusión......hasta que llegamos al primer avituallamiento, yo ahí ya empezaba a encontrarme mejor y pare muy poco, comí un poco y repuse líquidos para continuar.

Fue en este punto donde marqué la diferencia, donde me empece a encontrar muy muy bien. Así fue como fui avanzando rápidamente y a una velocidad muy alta, llegaba a un pequeño grupo, me situaba detrás oxigenaba un par de minutos, y ya me situaba delante marcaba un ritmo y al cabo de un rato me acababa encontrando solo, a la caza de otro pelotón, mas rápido de lo habitual los kilómetros fueron pasando y yo adelantaba a gente que nunca antes había visto, la gente estaba asombrada por mi rendimiento y como los pasaba, pero realmente el mayor sorprendido era yo, cada vez me encontraba mejor y mas fuerte iba.  
Seguía avanzando hasta que llegue a un pelotón y escuche mi nombre, era Jordi, mi compañero de jaima, y que sabía que rodaba muy bien, fue aquí cuando me sorprendí realmente de mi rendimiento, pero fue en esta ocasión donde el se llevo una sorpresa mucho mayor conmigo. Se unió a mi rueda y así fuimos juntos avanzando, yo siempre delante tirando fuerte, menos en un par de ocasiones donde le pedía a Jordi que me relevase, para yo poder descansar algo.

Miraba el cuentakilómetros y veía como se sumaban los kilómetros,y que cada vez me quedaban menos para llegar, y yo aún me sentía con  mas energías, y tiraba un puntito mas, y sin darnos cuenta llegamos a las dunas, el paso de cuatro kilómetros de dunas, ese paso tan temido.
Sin pensarlo mucho, nada mas llegar me baje de la bicicleta, ya sabía que no podría andar por encima de la arena, e intentarlo sería un desgaste físico y una perdida de tiempo innecesaria, y así fue como poco a poco a ratos empujando la bici, a ratos cargando con ella, y a ratos corriendo, como fui atravesando estas dunas.
Las dunas aparte de tener un desgaste sobre los corredores, si no tienes cuidado puedes perderte fácilmente, y así fue como siguiendo a un corredor en un sube y baja de las dunas, perdí su referencia, y tomé un camino equivocado, finalmente encontré el camino de vuelta, pero este detalle mi hizo perder algo mas de diez minutos. 
Tras el paso de las dunas no estábamos en casa, aún quedaban tres kilómetros, lo cierto es que se hicieron eternos, parecían no acabar, pero como no puede ser de otra manera, todo acaba y mas contento que nunca cruce el arco de meta, y con una gran sonrisa, disfrute de mi etapa con los compañeros de equipo que estaban allí.

Ya con mucha calma me dirigí a dejar la bici e ir al fisio, grata sorpresa recibía cada vez que me cruzaba con algún compañero, yo sabía que hiciera una buena etapa, pero no podía imaginar que el nivel había sido tan alto,y ellos confirmaban y me felicitaban por la , y cito textualmente "grandísima etapa que había completado ese día".

Con mas tiempo de lo normal, procedí a realizar las sesiones rutinarias de cada día, comida,ducha ,fisio ,comida ,brifing y entre medias con mas tiempo del normal, pude disfrutar mas que nunca de la gente y el lugar, y sin darme cuenta otra vez ya era de noche y hora de ir a dormir, así que entre una recién iniciada tormenta de arena me metí en mi saco a descansar.

Un gran punto de inflexión, en una etapa marcada por mi gran nivel y esfuerzo, donde pude disfrutar y ver realmente de lo que era capaz.