miércoles, 6 de marzo de 2013

Comer bien no quiere decir que no puedes disfrutar

En una conversación con mi novia, debatíamos quien era el que comía mejor, en ese debate comentamos las cosas menos buenas que comía cada uno de nosotros, y la manera o momento del día en que lo comíamos no favoreciendo una buena asimilación.

Fue en este momento cuando a mi me surgió una pregunta ¿comer bien quiere decir que no puedo disfrutar comiendo?  , ¿como pase de pesar cien kilos a mis actuales sesenta y ocho kilos disfrutando de lo que comía?

Yo creo firmemente  que comer bien no quiere decir que no puedas disfrutar de los placeres que la alimentación nos ofrece, no creo que comer bien sea síntoma matemático de estar sano o bien físicamente.
Creo que para estar bien físicamente y sano, tienes que tener una serie de cosas que entre las tres sumen una buena base de trabajo, una alimentación equilibrada, un buen descanso y practicar deporte.

Como en este caso hablamos de la alimentación  definiré lo que para mi quiere decir tener una "dieta equilibrada" y como hice hasta ahora para bajar hasta el peso que ostento actualmente.

Para empezar quiero dejar claro que no me gusta la palabra "dieta" , no creo en efectos milagrosos de las dietas por estar escritas en un libro mediante unas pautas que en algunas ocasiones roza la locura.
Si creo que algunas dietas saludables o mas bien un buen equilibrio en la comida, sumado a unas rutinas de trabajo mediante el deporte te pueden ayudar a estar en tu peso ideal.
Ya indico tu peso ideal, por que una cosa es tu peso ideal, y otra muy distinta es querer bajar peso en puntos determinados del cuerpo, como sucede en algunos casos, con el famoso "flotador", o como sucede en otros como querer aumentar peso o volumen en puntos del cuerpo como en los brazos. Pero esto es un tema del que hablare mas adelante.

No obstante por mi experiencia no me gusta hablar de dietas si no de regulación en la comida, desde el primer momento que me dejaron hacer deporte comencé con una de estas famosas dietas a la vez que entrenaba. A las dos semanas replanteamos esta "dieta" ya que no me ayuda, ya que no me sentía con suficiente fuerza física para poder afrontar los entrenamientos con suficiente fuerza.

Así que lo que hicimos fue algo mas sencillo, yo antes a parte de no comer sano, no tenía esa regulación en mi comida , con lo que las cantidades de comida no eran las adecuadas y los momentos del día no eran los acertados para esa comida.
Pero eso todo cambio y comencé con esa regulación en la alimentación, simplemente empecé a desayunar mas fuerte, comer bien y casi no cenar, además entre cada comida empece a  tomar algo mas, ingiriendo comida un total de cinco u seis veces por día.
No creáis que para hacer esto tenía que tener conmigo todo el día una bascula para pesar la comida, simplemente respetaba las cantidades dependiendo del momento del día que fuese, y por supuesto no comer mas en el caso de no poder haber echo una comida, no recuperas lo perdido esto no funciona así, en este caso acumulas lo que no necesitas.

A todo esto se le sumo que controle mas los productos catalogados como "malos" y aun que suene a mentira no los eliminé, simplemente los regule al momento idóneo del entrenamiento o momento del día.
Así continué comiendo lo que quería y esto sumando a unas buenas dinámicas de entrenamiento y descanso conseguí bajar peso y estar en mi peso ideal.

Esto es así y lo cierto es que no hay que obsesionarse con la comida si no que hay que regular el momento del día y la cantidad, por eso no debemos de privarnos de algún que otro capricho. Yo por ejemplo todos los viernes con unos amigos ceno un pizza y no negare que de vez en cuando peco con uno de mis mayores enemigos, como son las gominolas, pero lo cierto es que cuando lo hago son cantidades pequeñas y en momentos adecuados.

Por eso si quieres tener un peso ideal y saludable lo conveniente no es obsesionarse si no regular la cantidad de comida y los momentos del día.
En el caso de que tengas idealizado un físico ideal tendrás que hacer muchos mas sacrificios al igual que en los periodos de competición deportiva, y a pesar de todo piensa que muchas veces no conseguirás ese ideal, por que cada cuerpo y constitución es diferente.
Y en el caso de que lo consigas y lo tengas en el espejo todas las mañanas y todo tu entorno te lo diga, lo negarás y siempre esperaras algo mas o mejor por referentes exteriores y entrarás en una espiral complicada

Disfruta de lo que tienes, trabaja y consigue tener un peso ideal y saludable para tu cuerpo y las necesidades de lo que te motive hacer. Te lo digo por experiencia, fue una lección que me costo aprender, y que no me dejaba disfrutar de lo que verdaderamente hacía , ahora reconozco que soy mas feliz y disfruto de estos nuevos retos.