miércoles, 2 de octubre de 2013

Llorar, ¿acción o reacción? sea como sea lo descubriré

La real academia Española define la palabra llorar como:

llorar
1.  Derramar lágrimas.  Llorar lágrimas de piedad.
2.  Manar de los ojos un líquido. Me lloran los ojos.
3.  Dicho de la vida al principio de la primavera: Destilar savia. 
4. Sentir vivamente algo. 
5.  Encarecer lástimas, adversidades o necesidades, especialmente cuando se hace importuna o interesadamente.


El concepto que yo tengo de llorar es que es,un acto físico, necesario en momentos de dolor, de tristeza, pena, alegría, superación, lucha, en el fondo es una vía de escape en forma de lágrimas  que siempre en algún momento de nuestra vida todos necesitamos y es bueno.
Hay gente que es mas propensa a llorar que otras, eso no es malo, las causas pueden ser determinadas por muchos factores, y la persona puede reaccionar de una forma u otra ante esta acción, pero llorar que es una acción o una reacción, lloramos por que es un acto necesario ante determinadas situaciones, o lloramos por que tenemos una reacción ante esas situaciones, aun que parezca lo mismo no lo es.  En el primer caso puede ser una acción automatizada a ciertas situaciones sin que podamos controlarlo, mientras que si es una reacción, en ocasiones puede ser controla para poder continuar por el motivo que sea sin que lleguemos a llorar.

Cada persona es un mundo y actúa y reacciona de diferente manera ante las adversidades o la felicidad, por que, aun que parezca que llorar es malo, en muchas ocasiones el motivo es por algo bueno o muy bueno.
Personalmente tengo la certeza de que llorar no es malo, y que en mas de una ocasión es un momento necesario, además de bonito, a pesar de ser una persona que no lloro nunca, y no es por que no le de a las cosas la importancia que se merecen, simplemente por que cuando llega el momento no me sale. Ya bien sea por tener que reaccionar de una manera buena ante una mala situación, como de disfrutar simplemente de lo bueno, sea por lo que sea no lloro.
Como ya dije son contadas las veces que en toda mi vida he llorado, aun que en mas de una ocasión tuviera que contener las lágrimas, pero la última la recuerdo bien, ya que fue la noche de mi accidente, ese día, tendido en el suelo con el agua hasta la cintura, y sin poder moverme, no dejé de llorar en ningún momento, preguntándome por que me tirara de cabeza, y por que no había hecho muchas cosas, por quedarme en el sofá. Hasta que solo, en la habitación ,me centré en lo que me venía por delante, y deje de llorar  para no volverlo a llorar, aún a día de hoy, después de siete años, como siempre bromeo y bromean a mi alrededor, organizaremos la fiesta del lloro, una fiesta genial donde el objetivo sea que llore........jeje no le veo mucho futuro, o quizás si............quien sabe.

No se que pasará el día seis de octubre en Calella, y no se si será de felicidad y alegría, o de tristeza y frustración, pero lo que si pienso y siento, es que seguro, pase lo que pase ese día no creo que me acueste sin haber derramado alguna lágrima.