lunes, 22 de abril de 2013

Mi primera denominada (Pájara)

Recientemente en uno de mis entrenamientos para la titan desert, sufrí un episodio donde no me encontré muy bien, y resulta que mas tarde ese mismo día y los siguientes hablando del tema, con mi entrenador y compañeros catalogamos ese episodio como una "pájara" de libro.

El caso fue que era un sábado por la mañana y después de una noche no muy buena donde pude dormir poco, y que a primera hora de la mañana ya se pusieron a taladrar en el piso de al lado, me levante, desayune, me vestí me calce las zapatillas y salí a entrenar.

Al salir, el día parecía bueno el sol estaba brillando, la temperatura era agradable y tenía buena pinta, pero uno kilómetros mas adelante ya vería que eso no iba a ser así.
Comencé a rodar con una idea clara del circuito que quería hacer, y lo cierto es que no me encontraba mal, si sentía un cansancio pero las sensaciones eran buenas, y así fue durante esos primeros diez kilómetros, no iba mal el entreno, si se notaba el viento pero solo era una pequeña molestia.
Según avanzaban el viento subía y se comenzaba a notar frío, notaba como si me empezase a calar, a pesar de llevar dos térmicas, un polar, el mallot y un cortavientos. En ese momento ya vi que no iba a ser fácil y que me constaría, poco a poco fui progresando hasta el punto donde sabía y quería llegar, fue en ese punto cuando llevaba ya treintaicinco kilómetros y me quedaba volver, cuando me entraron los primeros mareos y nausias. Continué rodando a un ritmo mas bajo, por que si paraba me encontraba peor, y fue cuando comencé a consumir todo lo que llevaba en la mochila.
Fueron trascurriendo los kilómetros y no parecía que iba a mejor, así que baje la media y continué, muy abrigado y consumiendo todo lo que llevaba.
Tras media hora mas del tiempo que me llevo llegar al punto de dar la vuelta , llego a casa, con mucho frío, mucha hambre, habiendo consumido todo lo que llevaba, y muy cansado.



Al día siguiente tuve que gestionar una maratón de BTT, y mis sensaciones eran las peores, mi cansancio, era muy grande , y la lluvia y el frío que hacía en la carrera sumado al viento, no ayudo a que tuviese una carrera normal, si no que fue una carrera en la que sufrí mucho.

No obstante a pesar de que estos dos días fueron así , el tercero me sentí muy muy bien, la energía me desbordaba por todos lados y los entrenamientos de esa semana salieron muy bien, con unas curvas muy buenas, y todo fue gracias a que en esos momentos malos no pare, continué mas despacio, mas lento y peor, pero ante todo no pare, y de esa manera hice que sumase ese entrenamiento de una manera doble!!